El marketing “huele a nuevo”, la ciencia detrás del aroma

Uno de los mayores descubrimientos de los expertos en el marketing sensorial se enfoca en las sensaciones que el consumidor experimenta al subir a un coche nuevo, al destapar el producto recién comprado o la ropa nueva: el olor a novedad, con un toque único y especial que nos indica que el producto está recién salido de la fábrica y ha caído directamente en nuestras manos para ser usado por primera vez. Detrás de este aroma hay mucho más de lo que podemos imaginar.

El reconfortante olor a nuevo es un aroma artificial, que nos persigue causándonos sensaciones de triunfo, de exclusividad y poder, los expertos en marketing olfativo conocen esto y lo han utilizado también a través de un difusor de aromas en los establecimientos comerciales como estrategia de marketing para llegar de forma eficaz al público objetivo.

New Car Smell

La información olfativa nos llega directamente al hipotálamo y al sistema límbico, los encargados de que seamos seres con gran dependencia de nuestro olfato; los olores son capaces de evocarnos recuerdos, de tranquilizarnos, provocarnos apetito, excitarnos, de despertar emociones o sensaciones, por ello el olfato tiene un gran impacto en la decisión de compra. Uno de los olores más satisfactorios es aquel que desprenden los productos nuevos, pero este aroma no es espontáneo, es producto de la combinación de productos volátiles, fabricados exclusivamente para brindar una experiencia olfativa que puede crear la necesidad compulsiva de repetir las sensaciones y volver a comprar.

Entre los olores a nuevos más conocidos se encuentran los de los productos Mac y los de los automóviles recién salidos de la fábrica; a pesar de que estos olores corresponden a esencias que dejan los plásticos, metales, adhesivos, pinturas y otros químicos utilizados para fabricar los productos, el aroma a nuevo puede reproducirse con difusores y sprays que contienen aceite de alquitrán de bétula y extractos de cuero y polipiel, con los que se puede reproducir el aroma de la tapicería nueva y sin estrenar. Esta técnica se utiliza en diferentes concesionarias y marcas de automóviles, incluso en las ventas de autos de segunda mano o en los talleres mecánicos.

Ya que el aroma marketing es una técnica empleada desde hace varias décadas, las marcas han entrado a una guerra de aromas, en la que se utilizan odotipos para atraer y fidelizar clientes; esta guerra abarca a todo tipo de industrias, desde franquicias de alimentos, marcas de automóviles, ropa de diseñador, establecimientos comerciales, parques de diversiones, etc., donde se utilizan aromas entrañables para crear diferentes sensaciones y emociones como medio de atracción y fidelización.

Si bien la competencia en el aroma marketing es alta, podemos incursionar en ella eligiendo una fragancia que pueda dejar una huella única, que nos haga ganar terreno en la guerra de los olores y brindar experiencias olfativas de gran calidad que nos hagan ganar la preferencia de nuestros clientes.

En Aromarketing® somos expertos en el estudio, desarrollo y aplicación de aromas para influenciar de forma positiva la imagen de las distintas marcas; llámanos y te ayudaremos a ganar más clientes y fidelizar a los que actualmente tienes mediante un aroma de éxito.